Aumento de VIH en Chile y falta de educación sexual

A comienzos de este año, los informativos nacionales emitieron el alarmante incremento de contagio de VIH en Chile desde 2010. El Ministro de la cartera de salud confirmó que la cifra de contagio aumentó en un 96% en los últimos 7 años detectando como grupo de riesgo personas entre 15 y 25 años.

Pero no sólo el VIH había experimentado un alza, sino que también todas las infecciones de transmisión sexual – ITS- aumentaron dramáticamente debido a la falta de medidas precautorias.

Tras este golpe noticioso, el Presidente de la Corporación Sida Chile, Carlos Beltrán, afirmó para Cooperativa que “estamos pagando, 16 años después, la suspensión de la educación sexual en los colegios”. También indicó que es de suma urgencia incorporar estas temáticas en los curriculum escolares. Argumento que explicaría el incremento de 2.968 personas contagiadas en 2010 a 5.816 en 2017.

Sin duda, el acceso a la información resulta una herramienta fundamental a la hora de tratar la sexualidad en nuestro país, es por esto que Formación Permanente pone a disposición de los docentes de Educación Básica y Enseñanza Media el diploma “Estrategias para Educar en Sexualidad”, programa que apunta a desarrollar competencias docentes para la educación en sexualidad desde un abordaje activo, co-constructivo, pluralista y centrado en mejorar las capacidades de gestionar el riesgo de las conductas sexuales.

El sello innovador de este programa de estudios es que aborda las conductas sexuales de riesgo en el contexto de la cultura sexual juvenil en la era digital; profundizando en los mitos, autonomía y autocuidado en jóvenes de 9 a 19 años.

Según la Organización Mundial de la Salud, Chile está posicionado dentro de los países con más diagnósticos de pacientes con VIH, superando a Brasil y Argentina. Dentro de los factores más alarmantes es que los pacientes diagnosticados varían desde los 14 años de edad según índices recientes de la comuna de Calama. Y esto, debido a las políticas públicas que apuntan a medidas postcontagio sin educación preventiva.